Nos complace anunciaros que hemos seleccionado la pelota French Open de Babolat para el uso de todos nuestros programas de entrenamiento que realizamos en Valencia.

Desde hace algún tiempo, debido al prematuro desgaste de las pelotas que utilizábamos habitualmente, decidimos buscar una alternativa.

Los criterios que tuvimos en cuenta para la selección de la pelota de Babolat fueron:

  • Bote inicial. Buscamos entre las diferentes marcas y modelos una pelota que recién sacada de su envase tuviera un bote controlable tanto en pista de tierra como en pista dura. En esa búsqueda probamos bolas que debíamos sacarlas del bote uno días antes o, de lo contrario, tenían un bote demasiado alto o demasiado rápido. Ese bote inicial correcto lo encontramos en la pelota French Open de Babolat. El tipo de fieltro y la goma le confieren un bote regular que perdura a lo largo de su vida útil.

  • Tacto. El tacto de la pelota French Open al momento del impacto es muy confortable, no es nada agresivo, y el peso que tiene en la pegada es muy agradable, pues ni es pesada ni ligera, ya sea nueva como a las semanas de usarla.

  • Efectos. Durante toda su vida útil, gracias al fieltro que la recubre, la pelota French Open de Babolat coge muy bien los efectos tanto en los golpes liftados como cortados.

  • Trayectoria del vuelo. Asimismo, en todo momento, esta pelota mantiene un vuelo estable y predecible aun cuando haya perdido algo de fieltro por el desgaste, y eso es debido a que no hace curvas ni vuelos erráticos.

  • Presión. Buscábamos una pelota que tuviera una equilibrada pérdida de presión, ni muy prematura, convirtiéndose en una pelota fofa, ni muy tardía, que la convirtiera en un balín. Ese equilibrio lo hemos encontrado en la pelota French Open.

  • Durabilidad. Una de las características que más nos ha llamado la atención de la pelota French Open de Babolat ha sido su duración. La buena calidad del fieltro hace que permanezca como nueva las primeras semanas, evidenciado por la permanencia del logo de tinta impreso en la pelota; después de esas primeras semanas, la pérdida de fieltro se equilibra con la pérdida de presión. Un dato a destacar es que ninguna de las pelotas de las otras marcas que probamos duraron tanto tiempo conservando sus cualidades.